Paz o solo tregua en Red Bull. ¿Qué habrá tras la sorprendente renovación de Sergio Pérez?

Max Verstappen, seis victorias y siete poles en 2024. Sergio Pérez: tres segundos puestos. Las últimas tres veces fuera del Q3, dos seguidas apeado en el Q1. En 2023, el neerlandés logró 19 victorias por dos del mexicano. Verstappen lidera el presente campeonato, por el quinto puesto de su compañero. Recientemente, Red Bull ha renovado al mexicano por dos temporadas más.

Lejos quedaron los tiempos cuando un Red Bull implacable liquidaba a sus pilotos sin misericordia. Daniil Kvyat, Alex Albon o Pierre Gasly fueron los últimos exponentes de esa brutal selección natural de Helmut Marko. Antes, Sebastian Buemi, Jaime Alguersuari o Jean Eric Vergne también sufrieron el mismo destino. Quién te ha visto y quién te ve. La continuidad de Sergio Pérez no responde a ese sello marcado a fuego en el lomo de sus pilotos.

En Canadá, el mexicano tocó fondo. Apeado en el Q1, accidentado por error propio, sancionado para la próxima carrera por la vuelta al coche destrozado (decisión del equipo)... Un desorientado Pérez amenaza el título de Constructores para su equipo de mantener este rendimiento. El Red Bull de los tiempos de hierro hubiera prescindido hace tiempo del mexicano. Sin embargo, le acaban de confirmar por dos años.

Red Bull ha cambiado

"No es el coche, se puede ver con Max. Creo que es más psicológico. Cuando las condiciones cambian, le resulta mucho más difícil. Pero el hecho de que ya sea la tercera vez (que no alcanzaba la Q3) es doloroso". Marko echaba un cable al mexicano tras su otro descalabro en los entrenamientos.

Aunque en Mónaco el tráfico le perjudicaba, Pérez ocupa la séptima posición media de parrilla en 2024. Con la creciente competitividad de McLaren, Ferrari y Mercedes, Red Bull afronta una situación comprometida. A pesar de la comparativa tan desfavorable con Verstappen en los últimos cuatro años y las dudas sobre su rendimiento, el equipo austriaco ha apostado por dos años de contrato.

Quizás porque Verstappen ha transformado los parámetros en Red Bull. Marko y Horner parecen haber relajado los estándares de exigencia hacia el segundo piloto ante la dimensión del neerlandés. Tienen su número uno indiscutible y no pretenden desestabilizarle. La continuidad de Pérez se justificaría así en distintos criterios al de la brutal competitividad interna que distinguía a Red Bull. Porque el equipo y la organización también han cambiado.

"Ambiente tóxico"

La guerra civil de Red Bull, que alcanzaba su punto álgido en Arabia Saudí, parece haberse aplacado. Tratado de paz o tregua, aún no se sabe. En el corazón del conflicto late la continuidad de Max Verstappen. De firmarse el primer, el neerlandés seguiría a largo plazo. De tratarse de tregua, quizás a final de temporada la tregua salte por los aires.

Verstappen padre atacó duramente a Horner y pidió su salida del equipo,Marko recibió carta de despido frenada al día siguiente de anunciar Verstappen que su destino está ligado al del austríaco. Horner descubre que los Verstappen y Marko le han colado una cláusula a sus espaldas… Resulta difícil pensar que ahora todo es luna de miel entre los protagonistas.

Zak Brawn, desde McLaren, echaba leña al fuego estos días hablando del 'tóxico' ambiente interno de McLaren. Mientras, Wolff ha lanzado toda su artillería para fichar al neerlandés. ¿Aguantará Verstappen hasta 2028 en su actual equipo con semejante mar de fondo? Antes, llega 2026 y el nuevo reglamento…

¿Cómo estará el ambiente entre Jos Verstappen y Christian Horner? (EFE)

Wolff y la perdiz de Antonelli

A partir de entonces, todo son incógnitas sobre la futura jerarquía de la Fórmula 1, con las unidades de potencia jugando un papel crucial. Quizás, el neerlandés confíe más en la capacidad tecnológica de Mercedes que en la de Red Bull Powertrains, la nueva división de motores del equipo. Quizás, el clan Verstappen espere su momento para dejar una organización donde Horner ha reafirmado su poder. ¿Tiene la certeza el responsable del equipo de que Verstappen no le hará un "Hamilton" a final de año?

Mientras, Toto Wolff sigue mareando la perdiz con Antonelli por tiempo indefinido, quizás esperando que la fruta caiga madura. Porque Verstappen no anunciaría una hipotética marcha a Mercedes con el campeonato en juego todavía. Si tan seguro está el austríaco del potencial de su joven piloto italiano ¿Por qué dilatar tanto su confirmación? ¿Está Wolff a la espera?

En este contexto de Red Bull, Sergio Pérez representa continuidad. Valorado en lo personal, solvente por su experiencia, crucial para Red Bull en el mercado latinoamericano -como ha recordado Marko-, y con una bolsa de patrocinadores a cuestas, los criterios actuales en nada se asemejan a esa tradicional guillotina siempre amenazante de Red Bull a sus pilotos.

Sainz todavía debe resolver su futuro. (DPPI/AFP7/Eric Alonso)

¿Está Sainz a la espera?

La renovación del mexicano por dos años supondría la mejor decisión en caso de paz, tregua, o posible marcha de Verstappen. Necesitado de aplacar el conflicto con el clan neerlandés, a Horner le convendría no añadir más aceite al fuego, desestabilizando el ambiente en el seno del equipo.

Pablo de Villota

Red Bull ha desechado a pilotos de gran potencial dentro de su establo. Un Yuki Tsunoda en gran estado de forma o el prometedor Liam Lawson. En el pasado, Marko ya les hubiera lanzado a la arena del primer equipo. También Alex Albon ha sido ignorado. O un Carlos Sainz en el punto álgido de su carrera, fichaje de mayor sentido competitivo, visto el duelo entre ambos en el pasado.

De momento, el madrileño sigue a la espera mientras demora su decisión. Como Toto Wolff… Si Verstappen dijera adiós a Red Bull, quién sabe. Renovado ahora por dos años, si Sergio Pérez no remonta el vuelo en Red Bull tendrán no uno, sino dos problemas. Quizás Carlos Sainz sepa algo al respecto.

img

Top 5 Fórmula 1

×