La Misión de Dan Fallows, el discípulo de Newey que tiene el destino de Aston Martin en sus manos

img

Dan Fallows, director técnico de Aston Martin.

Procedente de Red Bull Racing, Dan Fallows ejerce desde hace unos meses de director técnico de Aston Martin y tiene en su mano impulsar al equipo afincado en Silverstone a donde su nombre merece. Así planea hacerlo.

Aston Martin ha realizado muchos fichajes sonados en los últimos meses con la esperanza de elevar su proyecto a las cotas más altas de la Fórmula 1. Pero, tal y como está quedando claro este año, no será nada fácil.

Mientras Aston Martin intenta escapar de la penúltima posición del campeonato de constructores, Dan Fallows trabaja intensamente para crear una base sólida sobre la que cimentar el nuevo equipo de la marca británica.

Este ingeniero británico que comenzó su trayectoria en la Fórmula 1 con Jaguar, ha pasado toda su carrera junto al que es considerado por muchos el mayor genio de la historia de la competición: Adrian Newey. Y ahora debe volar solo para conseguir completar La Misión de Aston Martin.

«Creemos que el AMR23 será mucho más competitivo que el coche de este año. Estoy seguro de que podemos dar un gran paso adelante»

Un nuevo desafío

No cabe duda de que Dan Fallows ha aceptado un desafío mayúsculo tras muchos años a la sombra de Adrian Newey como ingeniero aerodinámico antes de pasar a ser el director del departamento.

Ahora, como director técnico y con todas las áreas relacionadas con el diseño del monoplaza a su cargo, el británico quiere brillar.

«Quería un nuevo desafío. Los momentos más gratificantes de mi carrera han sido cuando se me presenta un desafío y lo he superado. Sin embargo, no es sólo el desafío, es la oportunidad de ser parte de algo que pasa de ser algo modesto a algo espectacular. Hay una gran ambición en Aston Martin F1», ha declarado en una entrevista concedida a la web oficial del equipo británico.

«Que me pidan unirme al equipo en su viaje, pero también dados los recursos que tengo, es increíblemente emocionante. Es increíblemente emocionante cuando alguien pone ese nivel de fe en ti, cuando esencialmente dice: “Aquí tienes un equipo de Fórmula 1, conviértelo en lo que quieras, consigue a la gente que quieras, dirige como quieras, hazlo exitoso"», explica Fallows.

La forma de Aston Martin

Desde que Lawrence Stroll se hiciera cargo de Force India para convertirlo en Racing Point y ahora en Aston Martin, la formación afincada en Silverstone ha optado por inspirarse profundamente en los diseños de Mercedes y Red Bull.

Pero Fallows parece tener claro que el único modo de vencer a los grandes es encontrar un camino propio. «Acepté este desafío porque sentí que las cosas se podían hacer de otra manera. No se trata de hacer las cosas al estilo Red Bull, al estilo Mercedes o al estilo Ferrari. Se trata de encontrar una forma mejor: la forma de Aston Martin. Si te quedas en el mismo lugar y tienes éxito, seguirás haciendo lo mismo, y eso se vuelve un poco aburrido».

Aston Martin sufre este año para conseguir puntuar.

«Una de las partes más emocionantes del viaje de Red Bull fue cuando el equipo evolucionó de Jaguar. Un pequeño equipo con un presupuesto muy limitado de repente tenía mucho más presupuesto, más recursos y más fuerza técnica en la parte superior de la organización», recuerda.

«Ver crecer al equipo, ser parte de ese crecimiento, ser parte del éxito, incluso cometer errores en el camino y aprender de ellos, fue increíblemente emocionante. Lo que está sucediendo en Aston Martin F1 en este momento se parece mucho a lo que sucedió en Red Bull entonces», admite Fallows, que vivió todo el proceso de crecimiento de Red Bull Racing.

El discípulo de Adrian Newey

No cabe duda de que haber trabajado a las órdenes de Adrian Newey le ha permitido a Dan Fallows aprender del mejor, aunque también más peculiar diseñador de Fórmula 1.

«Aprendí mucho de Adrian Newey. Todos sabemos lo talentoso que es como diseñador, pero lo que no aprecian las personas que no han trabajado con él es lo modesto que es desde una perspectiva técnica: no hay arrogancia técnica en él. No tiene problema en abandonar una idea si aparece una evidencia que respalda un enfoque diferente», señala Fallows.

«Por supuesto, crees en tus ideas y en lo que piensas que es correcto, pero si algo o alguien presenta pruebas que prueban que una idea diferente es mejor, nunca debes tener miedo de cambiar de rumbo y hacer las cosas de manera diferente: esa es la clave de lo aprendido de Adrian», reitera.

Aston Martin tiene lo que hace falta para triunfar

Uno de los mayores problemas de los equipos que crecen rápidamente es que pasan a operar más como una empresa que como un equipo. En la Fórmula 1, grandes corporaciones como BMW, Toyota u Honda han fracasado por no conseguir ser ágiles y eficaces en la toma de decisiones.

«Ha sido un viaje fascinante hasta ahora. Cuando un equipo crece significativamente en muy poco tiempo, puede volverse difícil de manejar y los departamentos no se comunican entre sí correctamente. Pero las líneas de comunicación son muy simples y claras aquí: debemos asegurarnos de no perder eso», señala Fallows.

«La gran calidad de la gente que tenemos en Aston Martin F1 realmente me ha impresionado. El talento de la ingeniería está al nivel que debe estar: grandes ideas, muy buena creatividad. Lo que ha faltado es una claridad de propósito unificada, y eso es lo que espero ayudar a traer. Se trata de tener un ojo en lo que quieres lograr en la pista desde el principio del diseño del coche», explica el que quiere convertirse en el líder técnico de Aston Martin.

«He establecido cómo quería ser como líder técnico: cómo me presentaría; cómo quería que la gente me percibiera; qué tipo de personas quería a mi alrededor; cómo quería que trabajaran los equipos técnicos. Cuando llegué a Aston Martin F1, tenía una idea clara de cómo quería que funcionaran las cosas, cómo las personas del equipo debían interactuar entre sí, comunicarse, etc».

«En el pasado, he tratado de empoderar demasiado a la gente. Empoderar a las personas es la forma correcta de administrar, pero puedes empoderar tanto a alguien que la libertad que les estás dando puede hacer que se sientan rápidamente sin apoyo», reconoce Fallows.

«Deseo dar a las personas espacio para cometer errores, para que no tengan miedo de cometer errores y aprendan de ellos, pero no tanto como para que se sientan libres. He aprendido que un poco de intervención, una mano que guíe en el momento adecuado, puede tranquilizar a las personas y asegurar que nunca sientan que se han desviado demasiado del camino correcto».

El Aston Martin AMR23 va a ser mucho más competitivo

Así de tajante es Dan Fallows al hablar del nuevo coche, pues admite que el monoplaza de este año tiene enormes carencias en todas las áreas.

«Cuando vi el AMR22 por primera vez, era claramente muy diferente a la filosofía de Red Bull. Después de haber trabajado en el coche de Red Bull en sus etapas iniciales, aproximadamente la mitad del trabajo de desarrollo aerodinámico se había realizado cuando me fui, tengo una idea bastante buena de lo que han hecho y cómo han abordado las cosas», señala.

El Aston Martin AMR22 ha resultado ser un fiasco.

«No iría tan lejos como para decir que miré el AMR22 y pensé que no sería rápido, pero sí pensé que sería un desafío lograr el tipo de rendimiento que Red Bull iba a lograr con el concepto de su coche. Tenía curiosidad por ver el pensamiento detrás de la filosofía AMR22. Pero de hecho, cuando llegué, el equipo ya había llegado a la conclusión de que necesitaban buscar una solución de diseño alternativa. Yo no tuve nada que ver, en absoluto. La actualización ya había sido diseñada antes de que yo llegara», apuntala, sabedor de que hubo suspicacias a su alrededor tras presentarse el llamado 'Red Bull verde'.

«Creemos que el AMR23 será mucho más competitivo que el coche de este año. Estoy seguro de que podemos dar un gran paso adelante. Porque cuando miro alrededor del coche, hay áreas de mejora absolutamente en todas partes. Quiero decir, tenemos literalmente cientos de proyectos en marcha en este momento».

«En el departamento de aerodinámica, en la oficina de diseño, en I+D, en todo el equipo, la gente está encontrando mejoras. Ya sea mejoras en el peso, mejoras en la rigidez, controles mejorados para el piloto, mejor aerodinámica, una plataforma más estable: todo traerá rendimiento al coche», asegura Fallows.

Las victorias llegarán, ¿pero cuándo?

Dan Fallows ha sido muy claro al afirmar que el coche de 2023 será mucho mejor que el actual. Pero, cuánto mejor?

«Somos increíblemente ambiciosos a la hora de acortar los plazos para llegar a donde queremos estar, pero hay una gran diferencia entre convertirnos en el equipo líder de la mitad de la parrilla y luchar seriamente por ganar carreras y campeonatos», reconoce.

El plan de Aston Martin para contener a un «exigente» Fernando AlonsoLeer noticia

«Es algo que llevará años lograr, por lo que debemos ser realistas sobre las expectativas para los próximos dos años. Todos sabemos lo que tenemos que hacer para llegar a la cabeza, pero llevará tiempo».

«Hay muchas piezas del rompecabezas que poner en su lugar y una gran parte es aprender de tus errores. Tenemos que encontrar nuestro propio camino como equipo. Tenemos que encontrar el modo Aston Martin, el modo Aston Martin de ganar Grandes Premios», finaliza Fallows.

¿Cumplirá Aston Martin La Misión antes que Alpine ejecute con éxito El Plan?

×