Volkswagen considera trasladar fuera de Alemania la producción de coches ante la escasez de gas

img

Volkswagen abre la puerta a reubicar la producción fuera de Alemania ante una posible escasez de gas

Volkswagen no descarta tener que reubicar su producción de coches fuera de Alemania ante un escenario de escasez de gas que se prolongue hasta el próximo año. El fabricante de automóviles se prepara ante los desafíos que se producirán este otoño y el próximo invierno.

Se avecinan tiempos realmente complicados para la industria del automóvil en Europa. La escalada de precios de las materias se sitúa de manera paralela al ascenso de los costes de la energía. Son unos problemas realmente serios que afectan a toda la cadena de valor. Los grandes colosos de la industria automotriz europea son conscientes de esta situación y de que las cosas se pueden complicar aún más durante los próximos meses. Volkswagen es un claro ejemplo de ello.

En el cuartel general de Volkswagen se están discutiendo diferentes planes estratégicos de contención con los que poder adaptarse a los escenarios que se puedan producir tanto en el otoño como en el próximo invierno. Uno de los escenarios más complicados que se contemplan es ni más ni menos que la escasez de gas. Un gas muy necesario para la industria alemana.

Volkswagen revela cuándo finalizará la crisis de los microchips y semiconductoresLeer noticia

Volkswagen no descarta llevar fuera de Alemania la producción de coches

De cumplirse los peores augurios, y finalmente darse una escasez de gas natural, Volkswagen no descarta llevarse fuera de Alemania la producción de coches. Ahora bien, siempre y cuando se cumplan unas condiciones, como que el problema vaya a perdurar durante un determinado tiempo. En el punto de mira está el año 2023.

Llegado el momento Volkswagen no descarta cambiar la producción de varias líneas modelos de sus plantas de Alemania y de Europa del Este. Pero, ¿dónde se fabricarían estos automóviles? Según la información a la que ha tenido acceso el medio Bloomberg se tiene en cuenta los centros de producción de vehículos del Grupo Volkswagen en Bélgica, Portugal y España.

Al igual que otras muchas empresas manufactureras localizadas en el norte de Europa, Volkswagen está sufriendo los efectos derivados de las sanciones impuestas a Rusia y la decisión de no abrir el gaseoducto Nord Stream 2. Además, recientemente se ha cortado el suministro a través del Nord Stream 1 debido a unos problemas técnicos.

Ya hay fecha para el fin del reinado de Tesla y la coronación de VolkswagenLeer noticia

Volkswagen a la espera de que Alemania complete sus reservas de gas

«Como alternativas a medio plazo, nos estamos enfocando en una mayor localización, reubicación de la capacidad de fabricación o alternativas técnicas, similares a lo que ya es una práctica común en el contexto de los desafíos relacionados con la escasez de semiconductores y otras interrupciones recientes en la cadena de suministro», señaló la compañía en una declaración.

El fabricante asegura que está en disposición de mantener la producción de vehículos en el territorio alemán durante un periodo aproximado de seis meses siempre y cuando Alemania continúa aumentando sus reservas de gas, que están cerca del 90%, pero ese número podría caer drásticamente durante el invierno. Época en la que se incrementa la demanda.

También se informa que la compañía está preocupada por sus proveedores y el impacto que el incremento de los costes o la escasez de gas pueda tener en su actividad. Es importante recordar que el Grupo Volkswagen tiene dos fábricas de coches en España. La de Volkswagen en Navarra y la de SEAT en Cataluña.

×